Desodorantes sin aluminio

Desodorantes convencionales tienen múltiples funciones. Como antitranspirante traten de obstruir los poros de la piel en las axilas con sales de aluminio, de modo que sólo poco de sudor puede escapar. La función desodorante neutraliza el olor a sudor y actúa de forma antiséptico contra las bacterias. Un deo puro no impide la sudoración, pero evita el olor. El hecho de que más y más personas están buscando un desodorante sin aluminio no es algo nuevo. Los desodorantes convencionales típicamente contienen aluminio como Antitranspirant. Aluminio en forma de cloruro de aluminio se utiliza para evitar la sudoración. Se cierra los poros de la piel para que salga menos sudor.

¿Qué causa el aluminio?

Desodorantes sin sales de aluminio.

Mediante el uso de sales de aluminio se interviene directamente en los procesos de desintoxicación del cuerpo. El cuerpo humano utiliza algunas zonas para la excreción de los contaminantes. Entre ellos se encuentran también las axilas. Mediante el uso de antitranspirantes la transpiración se reduce de modo que el cuerpo puede excretar menos sobre las axilas. En algunas personas reacciones alérgicas son causadas que se manifiestan por ejemplo en forma de sarpullido (erupción cutanéa) o irritación.
Durante años el aluminio se sospecha como un factor de riesgo para el cáncer de mama y se asocia con la enfermedad de Alzheimer. El documental El acta de Alu de nuevo ha tematizado el aluminio. En esta documentación no se habla soló de aluminio en productos cosméticos sino también el uso del metal ligero en envases de alimentos, en los alimentos, en los remedios y en nuestra agua potable. El aluminio se relaciona como posible causa de enfermedades como el Alzheimer, el cáncer y las alergias.

¿Aluminio puede causar cáncer de mama?

Hasta ahora no ha podido asignar ningún estudio científico, que los desodorantes con aluminio están relacionados con el cáncer de mama en las mujeres.

“Sin embargo, los investigadores del Instituto Nacional del Cáncer (NCI), el cual forma parte de los Institutos Nacionales de la Salud, no están al tanto de una comprobación científica conclusiva que relacione el uso de antitranspirantes o desodorantes en las axilas y la presencia de cáncer de seno a consecuencia de ese uso. La Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (U.S. Food and Drug Administration, FDA), la cual regula los alimentos, cosméticos, medicamentos y aparatos médicos, tampoco cuenta con una comprobación de investigaciones que indiquen que los ingredientes de antitranspirantes o desodorantes causan cáncer.”

Pero un estudio de científicos de la Universidad de Keele ha destacado, que el uso frecuente de desodorantes con efecto antitranspirante pueda propiciar la aparición de casos de cáncer de mama.

Jose Antonio Villegas García (Doctor en Medicina, Catedrático, Especialista en Medicina del Deporte, Miembro numerario de la Academia de Medicina de Murcia y correspondiente de la Academia Nacional de Medicina) observa este tema especialmente en su blog:

“La relación con el cáncer de mama se empezó a plantear cuando los epidemiólogos relacionaron la alta frecuencia de tumores en zonas cercanas a las axilas, lugar en el que se emplean desodorantes que llevan sales de aluminio. Un estudio de científicos de la Universidad de Keele (centro de Inglaterra) hizo saltar la liebre al hablar de la posibilidad de que el uso frecuente de desodorantes con efecto antitranspirante propiciara la aparición de casos de cáncer de mama. Esa hipótesis, que publicó la revista científica “Journal of Inorganic Biochemistry”, es fruto de una investigación que los expertos llevaron a cabo con 17 mujeres a las que se les había sometido a una mastectomía en el hospital de Wythenshawe, en la localidad inglesa de Manchester. Los científicos hallaron en los tejidos mamarios elevados niveles de aluminio, sustancia que compone el 90 por ciento de los agentes antitranspirantes de la mayoría de los desodorantes que tratan de evitar la sudoración. Además, los expertos observaron que las mayores concentraciones de aluminio, sustancia que estudios anteriores han relacionado con el cáncer de mama, se encontraban en la zona del pecho próxima a las axilas, en la que generalmente se aplica este tipo de productos y donde se detectan la mayoría de tumores de esta clase.”

Exley C, Charles LM, Barr L, Martin C, Polwart A, Darbre PD. Aluminium in human breast tissue. J Inorg Biochem. 2007 Sep;101(9):1344-6. Epub 2007 Jun 12.

¿Hay alternativas a cloruro de aluminio?

Muchos anti-transpirantes contienen hasta 25 % de sales de aluminio. Dado que los consumidores reaccionan ahora muy sensibles a este tema, más y más fabricantes ofrecen desodorantes sin aluminio. Estos desodorantes también son seguros contra las manchas de sudor, aunque son sin conservantes artificiales, perfume y alcohol. Según un estudio de mercado (Beiersdorf) 72% de los consumidores se desea desodorantes sin aluminio, que dejan poco o ningún residuo en la piel y la ropa.

Debido a esta discusión los fabricantes ya están desarrollando alternativas. Urdeo de Laetitia utiliza por ejemplo, minerales alcalinas. Estos neutralizan el medio ácido del sudor y de ese modo evitan el crecimiento de las bacterias que causan el mal olor. Se retira la base de vida de las bacterias y el olor del sudor, que es causada por las mismas bacterias, no se pueda formar. Otro ejemplo es Ovimed. Se utiliza aceites esenciales y extractos naturales de plantas para prevenir la degradación enzimática de sudor, dando lugar a olores desagradables.

Sobre todo los muy conocidos fabricantes de cosméticos naturales como Weleda, Logona, Lavera o Speick ofrecen desde años los desodorantes sin cloruros de aluminio. Se usan combinaciones propias desarrolladas a base de plantas para reducir la transpiración y el olor del sudor. La amplia gama de los productos de estos fabricantes es controlada con regularidad de los laboratorios de pruebas independientes. Como conservante se usa por ejemplo la vitamina C. Los ingredientes naturales como el cilantro, la granada, la salvia y el eucalipto protegen contra el mal olor.

No obstante se recomienda de todas maneras evaluar críticamente los ingredientes de los productos de algunas marcas conocidas de perfume o deporte.

“Se requiere más investigación para examinar específicamente si el uso de desodorantes o de antitranspirantes puede causar la acumulación de parabenos y de compuestos de aluminio en el tejido del seno. También, es preciso investigar para determinar si estas sustancias químicas pueden alterar el ADN de algunas células o causar otros cambios en las células de seno que pueden resultar en cáncer de seno.”

Fuente: www.cancer.gov

Ver listado de desodorantes sin aluminio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *